Artículos de Opinión, Blog

La moda en la economía circular

Hablar de economía circular es hablar de productos que no terminan su vida con un sólo uso. Es decir, que no van de la tienda al vertedero sino que aspiran a tener una vida más larga. Bien porque se reparan o reutilizan, se venden a otro comprador o son reciclados para convertirse en materia prima para otros productos. Hay diversas definiciones de economía circular dependiendo de las distintas escuelas de pensamiento e instituciones que adoptan el concepto. Lo importante, no obstante, es la idea de buscar nuevas fórmulas de producción y consumo que permitan hacer posible un desarrollo económico compatible con una huella ambiental aceptable para el planeta.

La industria de la moda es una de las más contaminantes situándose en segundo lugar detrás de la industria energética. El consumo de agua en el cultivo de algodón, de barriles de petroleo en la elaboración de fibras sintéticas como el poliester. La emisión de CO2 en la confección de prendas, la utilización de pesticidas, químicos y tintes y su vertido a ríos y mares. Las toneladas de desechos de ropa que se compra y se tira a los pocos usos, la contaminación de los mares con los microplasticos provenientes de las fibras que se desprenden de cada lavado de ropa y un largo etcétera son todos ellos efectos suficientemente ilustrativos del impacto ambiental de este sector. Es por ello que el concepto de economía circular ha calado en el mundo de la moda y cada vez son más las voces que reclaman con fuerza un cambio de paradigma en el ciclo de vida de las prendas que compramos.

Las alternativas al tradicional modelo líneal de “usar y tirar” son múltiples, desde la compraventa de ropa de segunda mano, el alquiler de prendas para ocasiones determinadas o eventos concretos, los talleres de costura creativa para dar nuevos usos a las prendas o repararlas, alargando en definitiva su vida útil, hasta la generación de nuevos materiales e hilos partiendo de botellas de plástico reciclado o prendas desechadas o nunca utilizadas de las que se extraen nuevos hilos o algodón para confeccionar nuevamente. Un referente a la hora de defender y abogar por la aplicación de los principios de economía circular a la industria textil lo constituye la fundación de Ellen MacAthur quien en 2017 lanzó el informe “A new textiles economy: Redesigning fashion’s future” , que se ha convertido en una cita obligada en el mundo de la circularidad y sostenibilidad de la moda.

Estoy convencida de que estamos aún en una etapa incipiente de este nuevo modelo económico pero también le auguro un recorrido largo y fructífero. Entiendo que una vez que se consigan salvar las barreras de entrada, económicas, legales, burocráticas, de desconocimiento por parte del mundo empresarial y por los consumidores, las ventajas serán tan evidentes que no habrá retorno y nos llegaremos a preguntar como sociedad cómo pudo haber existido una época de nuestra historia en la que asumíamos que se podía producir, consumir y tirar sin importarnos los devastadores efectos sociales y ambientales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar